Al parecer existen muchos países del mundo que apuestan a la solución ambiental con la implementación de vehículos eléctricos.

En las últimas semanas, a menudo hemos hablado sobre cuestiones del sector automotriz. La utilización masiva de vehículos eléctricos sigue siendo una gran pregunta abierta, y sobre todo lo que refiere a las baterías de automóviles eléctricos.

 

  • ¿Cuánto espacio ocupan?
  • ¿Cuánto tiempo duran?
  • ¿Cuánto cuesta disponer de ellos? Y la más importante
  • ¿Las baterías contaminan?

 

 

China, Europa, Estados Unidos. Parece que muchos países prevén la parada de los automóviles de combustible diésel y de gasolina en unas pocas décadas, favoreciendo y estimulando a los fabricantes de automóviles a invertir en tecnología eléctrica.

¿Pero estamos seguros de que es más ecológico? ¿Cómo se desecharán las baterías?

Baterías de automóviles eléctricos. El tamaño importa

Es cierto que los autos eléctricos tienen cero emisiones, y aunque en la actualidad gran parte de la electricidad se genera a través de procesos generadores de contaminación,  estos no necesitan combustión para funcionar.

Por lo tanto, la batería se ha convertido en el centro de desarrollo de estos nuevos coches. El primer problema que debe resolverse es el relativo a las dimensiones y el peso, ya que en los primeros vehículos vendidos representaron un gravamen excesivo y causaron un aumento significativo en el peso total.

En lo que se refiere a la autonomía, el progreso logrado en estos años es notable. Para los autos que salieron al mercado en los últimos dos años, encontramos capacidades de viaje de hasta 450 km, con autos eléctricos salientes que incluso podrían alcanzar una distancia de 500 km.

 

Baterías de automóviles eléctricos. ¿Cómo desecharla o eliminarla es un problema?

Ahora llegamos a uno de los problemas más debatidos: la eliminación o desecho de baterías que, según la crítica, representa el daño ambiental real asociado con este tipo de vehículo.

La regeneración de la batería, que implica una reducción de un quinto de la capacidad de recarga general, no es una solución viable. Por lo tanto, el reciclaje es preferible a la reutilización.

La investigación se dirige hacia las baterías recargables, que, sin embargo, aún no representan una posibilidad concreta, al no haber alcanzado un nivel que se pueda producir a gran escala.

Las baterías agotadas de los automóviles que ya están en el mercado hoy en día se reutilizan en algunos casos como acumuladores de energía producida por sistemas fotovoltaicos domésticos, o se tratan y se utilizan para extraer lo que se llaman «tierras raras», es decir, metales preciosos que apenas están presentes en la naturaleza. Estamos hablando de aluminio, cobre, níquel, litio y sobre todo de cobalto, que generalmente es el material que causa aproximadamente el 30% del peso total de la batería.

 

Baterías de automóviles eléctricos. ¿Cuánto cuesta el reciclaje?

Los procesos de extracción de metales de baterías agotadas implican numerosos problemas. Primero, liberan cloro, un material tóxico, e hidrógeno, altamente inflamable, lo que provoca un aumento significativo de los costos.

 

Baterías de automóviles eléctricos. ¿Dónde se encuentran los minerales que necesitan?

Como hemos visto, los materiales indispensables para la producción de automóviles eléctricos (litio, cobalto y grafito) no están fácilmente disponibles y los costos a menudo son altos. La evaluación de litio, el 75% producido entre Argentina, Chile y Bolivia, aumentó en 2016 en un 80%, mientras que el 60% de las minas de grafito se encuentran hoy en China. Además, el 60% del cobalto se extrae en la República Democrática del Congo , donde UNICEF ha denunciado la explotación de 40.000 niños en las minas.

Baterías de automóviles eléctricos. ¿Qué depara el futuro?

Es probable que piense que cuanto más automóviles eléctricos obtengan un segmento de mercado significativo, más tecnologías se desarrollarán que los harán más atractivos y eficientes.

Sin embargo, podemos observar prototipos interesantes. Existe la batería de litio-aire, que parece poder garantizar un alcance de 1600 km o la batería de iones de litio más extendida que garantiza una relación de 300 milivatios por hora por centímetro cúbico.

Otros experimentos son el camino de una batería de fosfato de litio-hierro (que elimina la presencia de cobalto, que puede costar hasta 22 dólares por kilogramo), pero que aún no garantiza un rendimiento que permita la comercialización.

 

¿Son los coches eléctricos realmente una solución para el medio ambiente?

Desde el momento en que un automóvil eléctrico llega a las calles, no emite emisiones de escape, pero seguirá produciendo contaminación por el polvo de los neumáticos y los frenos. Sin embargo, el impacto ambiental real ocurre antes de que el vehículo eléctrico haya abandonado la fábrica.

Un informe del Instituto Fraunhofer para Física de la Construcción reveló que se necesita el doble de energía para construir un automóvil eléctrico que un vehículo convencional.

El principal problema es la batería. Un informe del IVL Swedish Environmental Research Institute encontró que la producción de baterías produce 150-200 kg de equivalente de dióxido de carbono por kilovatio hora (kWh) de batería producida.

Otros problemas se relacionan con los materiales utilizados en las baterías de litio, que tienden a ser metales raros que existen en pequeñas cantidades y lugares difíciles de alcanzar.

Por ejemplo, para extraer litio de salmueras debajo de los desiertos de América del Sur, las aguas ricas en sal se bombean a la superficie y se evaporan usando el sol durante muchos meses.

Pero el litio también proviene de la trituración de roca en Australia, antes de ser procesado en China en un método más intensivo en energía. A medida que aumenta la producción de vehículos eléctricos, los analistas predicen que el proceso de roca dura se convertirá en la norma.

El litio y el cobalto son ingredientes vitales en la producción de baterías, y ambos tienen el potencial de frenar el crecimiento del sector del automóvil eléctrico. Los suministros son limitados, lo que hace que las empresas mineras aumentan su presencia en busca de nuevos depósitos.

 

Conclusión

La creencia que los vehículos eléctricos traerán la solución a la contaminación al ambiente, todavía está en debate, dada la gran cantidad de dudas que genera todo el gasto de energía que se requiere para su fabricación, y sobre todo por el uso de las baterías y los minerales y materiales que se necesitan para su fabricación.

Mientras no esté la tecnología de vehículos eléctricos implementada a su totalidad y de forma segura para el planeta, usted puede colaborar con el medio ambiente realizando la revisión tecnomecánica de su vehículo a diésel o gasolina.

En el CDA 24 horas Diagnostiya usted podrá realizar la revisión tecnomecánica de su vehículo de forma segura y con los mejores equipos y personal técnico que le garantizan el estado en que se encuentra su vehículo. No deje de Visitarlos

 

 

×