Si bien es cierto que la experiencia del conductor es clave para tener un recorrido agradable a bordo de una motocicleta, hay ciertos trucos que pueden incrementar la comodidad a la hora de rodar con un conductor novato.

Uno de los trucos más utilizados por los motociclistas para obtener mejor rendimiento de sus vehículos, es cambiar la rueda trasera por una más ancha.

Las principales razones por las cuales un conductor opta por usar una llanta trasera más ancha que la original están enumeradas a continuación:

  • Mejor alineación: Llevar una llanta trasera gruesa resulta útil en vías con muchas curvas, pues el ancho de la rueda ayuda a mantener la alineación con la rueda de enfrente.
  • Maniobrabilidad: El ancho de la rueda trasera aumenta la superficie de contacto que se tiene con el suelo, mejorando el arranque y haciendo más fácil maniobrar.
  • Menos golpes: Al ser la llanta trasera más ancha, las vibraciones y los golpes al transitar por la carretera son mejor absorbidos, protegiendo la suspensión y los distintos sistemas de la moto.
  • Mejor agarre: Al tener mayor superficie de contacto, resulta más sencillo conducir e incluso frenar sobre el asfalto mojado o en condiciones difíciles.
  • Estabilidad: La moto se vuelve más estable cuando se eleva la velocidad, disminuyendo el riesgo de accidentalidad por perder el equilibrio al conducir rápidamente.
  • Estética: Una moto con la rueda trasera más ancha que la delantera, luce más poderosa. Esta es una buena forma de darle personalidad a la motocicleta.
  • Comodidad: Además de ser una ventaja técnica y de seguridad, una llanta trasera gruesa le brinda comodidad al conductor, quien no sentirá toda la fuerza de un bache en la carretera al pasar sobre este a gran velocidad.

 

 

 

×