No conduzcas con el tanque de reserva

Manejar con el tanque de reserva no solamente puede dejarte varado en la mitad de una vía, además puede provocarle serios daños a tu carro.

El nivel de combustible que hay en el tanque se mide con un flotador que transmite la información al testigo del panel de control por medios electrónicos o a través de tiras y bobinas metálicas.

Lea también: ¿Qué significa el color de el humo que sale de tu carro?

Aunque algunos carros cuentan con la función adicional de informar la cantidad de kilómetros que puedes recorrer con el poco combustible que te queda, estos pueden variar debido a las características de la vía, en las pendientes por ejemplo el consumo de combustible es mayor.

Para evitar quedarte varado en medio de la carretera o provocarle daños graves a tu carro, ten en cuenta que sin importar que la gasolina que uses sea la más refinada, existen impurezas en ella que no se pueden eliminar, estas impurezas se posan en el fondo del tanque y si cuentas con poco combustible pueden colarse hacia el motor.

Estas partículas que quedan en el fondo del tanque, también suelen colarse por el filtro de gasolina y adherirse a las cabezas de los inyectores, formando una capa que disminuye su vida útil.

Debido a que el combustible funciona como refrigerante para la bomba de gasolina eléctrica, cuando el nivel del tanque está demasiado bajo, esta pieza comienza a succionar aire provocando sobrecalentamiento y desgaste.

Finalmente, para evitar tener que invertir mucho dinero en reparaciones por factores que puedes controlar, al ver que se enciende el testigo de la gasolina en tu panel de control busca rápidamente una estación de servicio donde puedes llenar el tanque. Recuerda que ser precavido y cuidar de tu carro puede traerte grandes beneficios y evitarte costos adicionales.